El pintor

enviado por luly holguin
16 de Enero 2009
Una pequeña historia que nos enseña a dar siempre lo mejor.
Un hombre fue contratado para ir a la playa y pintar una barca.
Trajo consigo pintura y brocha, y comenzó a pintar la barca de un rojo brillante, como le indicó el dueño.
Mientras pintaba, notó que la pintura se filtraba escurriendo a través del fondo de la barca.
Descubrió entonces que había un orificio, y decidió repararlo.
Cuando terminó de pintarla, recibió su dinero y se fue.
Al día siguiente, el propietario de la barca buscó al pintor, y le regaló un esplendido cheque.
El pintor quedó sorprendido:
¡Señor, usted ya me pagó por la pintura de la barca!
Mi querido amigo, usted no comprende. Déjeme contarle lo que sucedió:
Cuando le pedí que pintase la barca, olvidé hablarle del orificio en el fondo de la barca. Una vez seca la pintura mis hijos subieron a la barca y salieron de pesca, y yo no estaba en casa en aquel momento. Después, cuando volví y me di cuenta que habían salido con la barca, quedé abatido, pues recordé que la barca tenía un hoyo.
Imagínese mi alivio y alegría cuando los vi retornando sanos y salvos.
Entonces, examiné la barca, y me di cuenta de que usted la había reparado!
¿Percibe, ahora, lo que hizo?... ¡Salvó la vida de mis hijos!
No tengo dinero suficiente para pagarle por su "pequeña" buena acción...

No te limites a hacer solamente lo que esperan de ti.
No importa para quién, cuándo, donde y de qué manera. ¡Da lo mejor de ti! ¡Siempre!
Archivos Adjuntos: