Video: Conapred llama la atención a diputados por grito homofobico vs otro legislador
En la Cámara de Diputados, legisladoras del PRI insultaron a un legislador de Morena cuando estaba en tribuna.. ma

nov
13
lunes
06:53 hrs.-



Ciudad de México.- El jueves en la Cámara de Diputados, el legislador de Morena, Mario Ariel Gutiérrez, solicitó que se investigara al exgobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, por supuesto desvío millonario, cuando legisladoras del PRI se pusieron de PRI para gritarle en varias ocasiones el cántico que ha sancionado la FIFA en los estadios de futbol: "eh, puto".

Ante la situación, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), exhortó a los diputados federales para que en las manifestaciones que realicen en el ejercicio de sus funciones, eviten reproducir prejuicios y estereotipos negativos como los que se produjeron en San Lázaro durante la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación 2018.

Lo anterior, subrayó, en virtud de que el grito de “eh, puto” es expresión de desprecio, de rechazo y no es descripción ni expresión neutra; "es una calificación negativa que estigmatiza, pues homologa la condición homosexual con cobardía".

Manifestó además que: "el sentido con el que se da este grito colectivo en los estadios no es inocuo; refleja la homofobia, el machismo y la misoginia que privan aún en nuestra sociedad. Por eso resulta doblemente gravoso que este grito homofóbico se traslade del estadio al Congreso de la Unión, espacio público por excelencia de un sistema democrático que, por tanto, está llamado a guardar la máxima aspiración incluyente".

Conapred reiteró lo señalado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) relativo a que “las violaciones al derecho a la no discriminación por el ejercicio de la libertad de expresión no pueden ser abordadas de la misma manera cuando se trata de personas servidoras públicas que de particulares”.

Indicó que las limitaciones al derecho a la libertad de expresión deben ser mayores para las personas servidoras públicas, pues tienen la obligación de no aumentar la vulnerabilidad de los grupos o personas que se encuentran en situación de discriminación.