Venden tarjetas clonadas en 2 mil pesos
jul-06
18
martes
13:43 hrs.-
Chihuahua.- El riesgo de que una tarjeta de crédito pueda ser clonada ha crecido en forma acelerada, toda vez que los dispositivos para copiarla son cada vez más rápidos y efectivos. En esta ciudad se siguen presentando casos de fraude por este medio, con tan sólo 2 mil o 2 mil 500, cualquier persona puede tener acceso a una tarjeta falsa y utilizarla un par de veces máximo, para evitar ser detenido.

A continuación el testimonio de una persona que adquirió y utilizó una tarjeta de este tipo y que proporcionó la información, con la condición de que no se revelara su identidad.

- Con tan sólo 2 mil pesos adquirí una tarjeta falsa, no recuerdo el banco, Bacomer o Banamex, uno de esos, el crédito que tenía nunca lo supe, lo más que la puedes usar son dos veces, y no comprar mucho para no verte sospechoso.

¿Dónde la conseguiste?

- Con un amigo que se dedica a eso. El tipo ya ha hecho mucho billete con la venta de esas fregaderas, trae un carro bien fregón y está construyendo una casota, ya tiene rato que clona las tarjetas.

¿Que tan difícil es contactarlo?

- Pues es solo por referencias, obviamente no le puedes hablar por teléfono para que te venda una tarjeta clonada, es como se dice, una cadena de amigos y amigos hasta que alguien te dice donde localizarlo.

Manuel (nombre ficticio del entrevistado), es padre de familia, y tiene registros de antecedentes penales, por cosas sencillas, pero no ha logrado adquirir estabilidad laboral. "la utilice por primera vez para comprar el mandado, compre 5 mil pesos cabrón, traía dos carritos de mandado hasta la madre de mercancía, pague con la tarjeta, y me fui a madres del lugar, nunca me he vuelto a parar en ese Alsuper.

-El tipo que me la vendió me recomendó que me fijara en los centros comerciales de este tipo, Soriana, Al súper, Smart, etcétera, porque algunos tienen cámaras de vigilancia, no todos, en las cajas. Me dijo que buscara uno de esos y que si había, que no mirara hacia delante para que no saliera mi rostro.

Señaló que la segunda ocasión que utilizó la tarjeta fue para comprar artículos electrodomésticos, "una plancha, una licuadora y otras madres de esas, después la corte en pedazos y la tire a la basura, ahora estoy juntando para comprar otra tarjeta falsa, ni modo no, no hay de otra, además no creo que me agarren". Concluyó mientras sonreía y le daba otro trago a su séptima cerveza.
publicidad